MORDIDA EN EL VIZSLA

Para hacer una breve introducción diremos que en los perros se dan dos tipos de dentadura, según su edad, la caduca (que consta de 28 piezas) y la permanente (con un total de 42 dientes). A su vez son clasificados en cuatro tipos diferentes: incisivos, caninos, premolares y molares.

 


La primera dentadura en los cachorros de Vizsla aparece alrededor de la tercera semana de vida y su desarrollo queda completado a las doce semanas, aproximadamente.
La dentadura permanente empieza a sustituir a la caduca hacia los tres meses y su desarrollo termina alrededor de los siete meses.
Durante el cambio de dentadura hay que vigilar que su evolución sea correcta, que su sustitución sea la adecuada en los períodos correctos. Con el cambio de dentadura, el cachorro tiende a morder todo lo que está a su alcance.
Hay varios tipos de mordida pero solo una admitida en el estándar del Rhodesian: LA MORDIDA EN TIJERA.
TIJERA: Los caninos (Colmillos) cruzan en forma de tijera. Los premolares y molares caen ajustados unos encima de otros para poder romper huesos y moler en caso necesario. No hay contacto en ninguna de las piezas dentarias. ESTA ES LA MORDIDA `CORRECTA EN EL VIZSLA

 


PINZA. Los incisivos superiores se apoyan totalmente sobre los inferiores y esto suele ocasionar un desgaste excesivo. Es un intermedio entre tijera y prognatismo. Los caninos no se cruzan o se cruzaran muy levemente.
PROGNATISMO. La mandíbula se encuentra adelantada y supera a la mandíbula superior. Los caninos no se cruzan en tijera sino que quedan separados en mayor o menor grado, según el adelantamiento de la mandíbula. Los premolares y molares no se ajustan, por lo que la trituración de huesos y alimentos se dificulta.
ENOGNATISMO. La mandíbula inferior se encuentra retrasada respecto a la superior. Es un defecto tanto más grave cuanto más acentuada sea. Es lo contrario al prognatismo. Produce una mordida muy débil. Es incorrecto en todas las razas.

`

` La mordida en el Vizsla o de cualquier otro perro es muy importante, pero no solo por lo estético (como pueda quedar una mordida u otra), sino más bien por los problemas que puede acarrear una mala mordida. Como heridas, desgaste excesivo de los dientes (pudiendo dar lugar a roturas, caries, etc.), problemas a la hora de la alimentación, una mayor acumulación de sarro, que podrían derivar a otros mayores problemas periodontales como la gingivitis, etc.
La aparición de una mala mordida en la gran mayoría de los caso es hereditaria, lo cual significa que la afección se transmite de padres a hijos. Aunque puede haber otras causas como una diferencia entre el tamaño de las mandíbulas superiores e inferiores o entre el tamaño de la mandíbula y el diente, provocando un apiñamiento de los dientes o patrones de mordida anormales, una mala alimentación en la etapa de cachorro, problemas en la perdida de la dentadura caduca haciendo coincidir la caduca con la permanente, etc.
Por ello es muy importante cruzar con aquellos ejemplares cuya mordida sea la correcta y llevar un control sobre el cambio de la dentadura caduca a la perenne en el cachorro.
En general en el Vizsla con darle trozos de pan duro de forma periódica o proporcionandole productos creados para la limpieza del sarro; no necesita más cuidados dentales. `