Historia del vizsla

 

El Vizsla o Braco húngaro es un perro de caza o compañía de la familia, de tamaño mediano, pelo corto y de origen húngaro. Combina las características del perro de muestra y recuperador, es muy activo por lo que requiere de ejercicio diario, no le agrada estar solo, esta dotado de musculatura, con promedio de vida a los 10-14 años, tiene un gran olfato y es bueno por agua y tierra.

Su raza fue usada para la caza en la cetrería y halconería antes de inventarse las armas de fuego pero aun así es un perro muy admirado en Europa Central. El Vizsla es el perro nacional de Hungría y aparece por primera vez en ilustraciones del siglo Χ.
Los antepasados del Vizsla, como el sabueso de Panonia, eran cazadores y acompañantes de las tribus "Magiares", ubicadas en lo que ahora es Hungría.

Los agricultores húngaros crearon un perro de olfato superior y alta capacidad de caza, adaptado al clima de Hungría (cálido y templado) y activo en juegos de esos tiempos como atrapar conejos y aves acuáticas en la altiplanicie. Estuvo a punto de extinguirse durante las guerras mundiales pero poco a poco salió adelante. Se exportó a los E.E.U.U. en 1950.

La raza se originó en la Hungría rural, en las amplias llanuras formadas el este del Danubio, como es habitual se intentan documentar los orígenes de una raza desde épocas anteriores al Medievo lo cual es muy ambicioso y desproporcionado. Una raza determinada de perros se selecciona y cría para un fin determinado, sin este fin que conlleva una cría selectiva que preserva las cualidades deseadas, no hay tal raza sino un tipo morfológico asociado a una región geográfica.

En el caso del Vizsla ese objetivo que conformo a los primeros ejemplares de la raza y sus características, lo encontramos en la nobleza rural y su afición a la cetrería, donde se necesita un perro halconero que levante las piezas.

Los cruces del perro halconero húngaro (actualmente extinguido) con el perro amarillo turco (actualmente extinguido) y el Sabueso de Transilvania (en recuperación desde 1968) nos dan el tipo antiguo de vizsla, un perro agil, activo, de color amarillo dorado, versátil para la caza y rastreador incansable.Existe otra variedad de pelo duro donde además de los cruces reseñados se aportó sangre Drahthaar.
El vizsla es un perro cariñoso, que busca el contacto con su amo y tenerlo cerca siempre que pueda, lleva muy mal la soledad y el aislamiento, por tanto pese a ser un perro de caza, no es un perro que se desarrolle bien en perrera, será más equilibrado y más rápido en aprender cuanto mayor sea el contacto con su amo.

Es sociable y extrovertido, el vizsla cree que todo ser humano por el hecho de serlo es bueno y digno de amor, saluda con efusión y el más desmedido de los afectos a completos desconocidos, por tanto, NO es un perro de guarda, ni siquiera es un buen avisador puede armar un escándalo tremendo por un ardilla y no inmutarse por un desconocido.

Son juguetones toda su vida y quizá esa faceta de eterno cachorro les haga más atractivos. Es un perro fácil de adiestrar, pues desea agradar a su amo y recibir felicitaciones. NO es un perro dominante ni agresivo, un adiestramiento demasiado severo puede acentuar o poner de manifiesto los rasgos menos deseables de la raza, timidez, nerviosismo, hiperactividad, sumisión extrema.

Es una raza con un nivel de actividad alto que requiere una o dos horas de ejercicio al día, si se cumple este requisito puede adaptarse a la vida en un piso perfectamente.

Se lleva bien con otros perros, convive sin problemas con razas más dominantes o con machos y hembras indistintamente, puede adaptarse a la convivencia con gatos si se es firme desde el primer momento. Tampoco son un problema los niños, a los que suelen adorar.

Es en el siglo XIX cuando se introduce sangre de braco alemán y pointer, el tipo de caza practicada cambia con la introducción y uso generalizado de las armas de fuego y ahora se desea un perro de muestra, que marque la posición de las piezas y las levante cuando sea menester

.

Es en este momento en el que se da forma al Braco Húngaro actual un perro de rastro y muestra de pelo y pluma, con aptitud para el cobro, resolutivo para campo y terrenos pantanosos, apasionado por la caza pero aun más por su dueño.


Para preservar y promocionar tan magnífico animal se crea en 1924 el Magyar Vizsla Klub fijando el actual tipo morfológico. Y la raza es reconocida por la FCI (de la que España es miembro) en 1936 con el nº estándar 57 y el nombre de Rövidszöru Magyar Vizsla (Braco Húngaro de pelo corto).